Las crisis

Las crisis surgen cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, Bertolt Brecht.

Las crisis siempre son duelos por pérdidas conscientes o inconscientes de algo o alguien que amábamos, de un proyecto vital, y como en el duelo, no se superan hasta que no se acepta la desaparición, la muerte de lo que ya ha pasado. No es posible el nacimiento del futuro sin acabar con la agonía de un pasado envejecido, no se pueden concebir nuevos proyectos mientras andemos enredados en proyectos caducados.

Comprobamos que efectivamente esto es así si examinamos con perspectiva nuestras crisis superadas, porque todos pasamos períodos de crisis en nuestra evolución personal y el que piense que no, que se lo haga ver, difícilmente habrá crecido si no ha superado algunas angustias del vivir.

¿Y cuándo damos por superada una crisis? Cuando certificamos la muerte de un proyecto anterior disfuncionante, cuando nos ponemos a trabajar de nuevo, cuando trasladamos nuestra visión del pasado al futuro. Cuando recuperamos la fe. Porque tampoco se puede crecer sin creer, hay que creer en algo para poder avanzar, y lo mejor es creer en uno mismo, en nuestro trabajo.

Ahora pensemos en nuestras crisis actuales, si es el caso, y preguntémonos en qué fase estamos para ir enfocando la siguiente. Porque eso sí, mejor no saltarse ninguna fase, que son fisiológicas y por algo están ahí, o nos quedarán capítulos pendientes, trabajo sin hacer. Los duelos también se elaboran con trabajo. Pero trabajo con perspectiva, con objetivos, con un plan, si no daremos palos de ciego, o nos quedaremos asentados rumiando en un pasado ya estéril pensando que trabajamos cuando en realidad estamos agotados destrabajando, que es como trabajar en marcha atrás.

Y además insistir, no abandonar al primer obstáculo, sin tampoco obstinarse en un plan que no funciona, puede que por imposible o porque lo hemos planteado mal. En ese caso tendremos que revisarlo y reorientarlo, quizá incluso abandonarlo del todo y definirlo de nuevo. Además de no cerrar nuestras posibilidades centrándonos en lo que no podemos, sino en aquello que tenemos para poder, en nuestras destrezas.

A esto se ha puesto de moda llamarlo resiliencia: capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. En esta época de macro-microcrisis con aspecto infinito, ocupémonos de nuestros asuntos con resiliencia, con diligencia. Actuar localmente tiene efectos globales, siempre, es pura física, no sé si todavía de física cuántica, será cuestión de tiempo pasar de cuantificar a cualificar, a pensar, a subjetivar. El ser humano es así, pura cualidad, la cantidad es solo el envoltorio.

Anuncios

2 pensamientos en “Las crisis

  1. Crisis, what crisis? (Supertramp). La vida es una crisis de principio a fin. Pero si hasta para nacer hay que romper con el cordón umbilical!!!! Y pobre del que no rompa y siga adelante, desarrollándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s