¿Verdad o mentira?

Se podría sentenciar que la verdad no existe, que es una mentira universalmente convenida. Y en realidad es así, la mentira nos conviene, hemos elaborado una sociedad mentirosa, a nuestra imagen y semejanza. Pero de esto nada queremos saber, la mentira tiene mala prensa porque se confunde con el engaño y la deshonestidad, y nada que ver.

El ser humano miente porque habla, miente desde que abre la boca. No voy a entrar en disquisiciones metafísico-filosóficas acerca de si la realidad objetiva existe de verdad o la creamos al observarla porque no entiendo de esas cuestiones, sino en que la realidad es absolutamente individual, creada por la realidad psíquica de cada uno. No se trata de debatir si el objeto que tenemos justo delante de los ojos en este momento existe de verdad o no, porque esta sería una mirada bastante miope y desconsiderada con la inteligencia humana. Se trata de considerar que el vivenciar de cada uno crea el punto de vista con el que miramos y entendemos el mundo, y es con esta subjetividad tan humana con la que nos relacionamos con los demás, es con esta mirada que hablamos y nos creamos esta mirada al hablar.

Imposible la objetividad pura de nuestras palabras y nuestros pensamientos, dos personas no cuentan igual una experiencia común porque entre otras cosas no la recuerdan de la misma manera, mienten sin engañar. Piensen en la cantidad de malos entendidos originados por una disparidad de criterios, de puntos de vista que podrían aproximarse o compaginarse hablando, casi siempre ambos son verdaderos pero parciales. Tampoco existe la imparcialidad absoluta.

Y mentir claro que mentimos cuando nos conviene, me refiero a sabiendas, o maquillamos la verdad para darle otra apariencia más interesante, la mayoría de las veces casi sin darnos cuenta. Algunos incluso llegan a profesionalizarse: los abogados o los escritores, por ejemplo, que mienten para ganarse la vida.

Lo mismo ocurre con la sinceridad absoluta, cómo iban a ser posibles las relaciones sociales si dijéramos continuamente lo que pensamos: jefe, es usted un petardo; prima, mira que te has puesto gorda; amiga, con ese peinado pareces tener casi la edad que tienes…

En fin, que mentir no es engañar, no es utilizar algo manifiestamente falso para obtener cualquier beneficio de otro de manera deshonesta ocasionándole un perjuicio, eso es de mala persona. Pero ojo con la verdad y la mentira porque están disvaloradas. Coloquemos a ambas en su lugar, donde único pueden colocarse, en la incerteza de la subjetividad humana.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Verdad o mentira?

  1. Pues, LA VERDAD, es que todo es según el color del cristal con que se mira, o según la percepción de cada cual.
    Y también es cierto que unos somos más mentirosillos que otros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s