Despreocuparnos

Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron, Michel de Montaigne.

Si se piensa bien, ¿cuántas de las preocupaciones cotidianas por supuestas tragedias vitales venideras se han confirmado? Muy pocas, por no poner aisladas y tirando a ninguna. Por lo general, las desgracias son difíciles de prever, incluso a veces los que rodean al implicado las prevén antes que él mismo: se me ocurre el caso de algunos problemas económicos en que las personas del entorno pueden verlos venir solo porque el balance ingresos/gastos tiene apariencias de negativo. Además de que habría que calibrar si la preocupación es proporcional al presunto problema, las más de las veces es desproporcionadamente peor que la ocupación necesaria para resolver el asunto.

El ejemplo tópico es el caso de los problemas de salud: ¿cuántos síntomas menores angustian hasta la enfermedad terminal irreversible?, no hay más que revisar los motivos de consulta diarios en un centro de Atención Primaria o en un servicio de Urgencias.

Pero el ejemplo estrella es el de que “fulanito lleva tres minutos de retraso, seguro que le pasó algo.” “¿Algo? ¿Le tocó la Lotería y está de camino a la Polinesia Francesa?” No, el pensamiento se debate entre el accidente con múltiples víctimas y el escape nuclear, porque “ayer escuché en las noticias lo que le pasó a esa pobre gente en una remota aldea del desierto de Gobi y eso puede sucederle a cualquiera…”

Pues sí, es cierto, todo eso malo le puede pasar a cualquiera, y de hecho pasa, pero comparado con el número de infinitas veces en que no pasa, es mejor colocarse del lado de la estadística. Mejor, más saludable y más productivo. Es mucho más eficiente emplear la energía en ocuparse de los asuntos que interesen a cada uno que emplearla en preocupaciones posibles, porque todo es posible y con esa incertidumbre hay que vivir, pero poco probables y que la mayoría de las veces no se materializarán, o lo harán en un nivel de desgracia inferior al preocupado. Además de que también esas cosas buenas que no salen en las noticias porque no venden tragicabilidad neurótica, pueden sucederle a cualquiera, y de hecho suceden.

Por otra parte, en cuanto a que hay que aceptar las incertidumbres de la vida si queremos llevar una vida mínimamente interesante, los que hayan sufrido cualquier desgracia sabrán explicar que suele llegar sin avisar, de repente, sin dar tiempo a la preocupación, y además, la mayoría de las tragedias verdaderas son inevitables. Así es la vida.

Otra cosa son las pseudotragedias de la vida cotidiana: “se me rompió la plancha el mismo día que la aspiradora y que el secador del pelo, además de que a mi madre se le subió la tensión cuando le conté la cantidad de ropa que tenía que planchar y que mi marido iba a tener que ir a trabajar con la camisa arrugada y al final tuve que llevarla a Urgencias, por eso no me dio tiempo de comprar una plancha nueva y entonces…” “Lo sabía, Leoncio, no podía salir bien.”

La tragicabilidad neurótica es otra cosa, yo diría que incluso es del orden de lo ideológico, arraigado en nuestra tradición judeo-cristiana, aquello que enseñaban en las escuelas religiosas (espero que lo hayan matizado con el tiempo) de que el paraíso existía más allá de la muerte y que la vida era un simple calvario que cuanto más espinoso más directo conducía a ese ansiado lugar sin inquietudes vitales, el tranquilo reino de los muertos. Así, se aprendía aquello de que la felicidad es la antesala del llanto, de que lo bueno es solo la apariencia engañosa de la desgracia, de que gozar es pecado. Por eso muchas personas no son capaces de disfrutar de lo que tienen, porque piensan que si lo hacen, el Altísimo o cualquier otro Ente superior les enviará el castigo correspondiente a tremenda desfachatez. Y esto es independiente de que se sea creyente o no, ya comenté que es ideológico.

Esta es la cuestión, un asunto nada fácil por lo arraigado que se encuentra en nuestra cultura: la incapacidad de mucha gente para vivir de las rentas, como ya escribí en otro post, en el sentido de vivir del resultado de nuestro esfuerzo, de nuestro trabajo, disfrutar de verdad de lo que hemos conseguido porque un día lo deseamos con decisión y muchos otros posteriores lo trabajamos con devoción.

Pues eso, a despreocuparse y a vivir, preferiblemente más de dos días.

No es exagerado decir que vivir es jugarse la vida, ya que la vida, inevitablemente, se apuesta, se pone entera en el vivir, Luis Chiozza en “¿Por qué enfermamos?”.

Anuncios

Un pensamiento en “Despreocuparnos

  1. Cuando la tragicabilidad, como tú le llamas, se apodera de alguien, es casi imposible erradicarla. Supongo que conlleva una oscura gratificación. Por mi parte, si puedo vivir tres días, mejor que dos o uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s