Sin ganas

Algunas personas piensan que para hacer cualquier cosa hay que esperar a tener ganas, algo así como al advenimiento de las ganas, como si se hallaran en otro sitio y estuvieran al llegar. Pero en realidad las ganas no se encuentran en ningún sitio y por eso no van a venir, hay que crearlas, cada cual las suyas. Esperar a tener ganas es una posición perezosa y muy poco productiva para cada uno. Como dicen los artistas —en realidad lo dijo uno solo y los demás se lo han aprendido—, “que la inspiración te encuentre trabajando”, las ganas también se inspiran.

         Quizá el matiz del asunto está en confundir las ganas con el deseo, y no son lo mismo, digamos que el deseo se sitúa en un nivel superior al de las ganas. El deseo es algo más profundo, más estructural en el ser humano, tanto que transcurre fundamentalmente en la esfera del inconsciente, pero hay que aprender a hacerle caso, a darle la oportunidad de manifestarse porque de ello dependerá nuestra felicidad, nada menos. La cuestión está en que resulta difícil hacer caso a los deseos porque en ocasiones pueden parecer muy caprichosos, incluso aparentar inconvenientes, pero eso es solo la apariencia del deseo salvaje que habrá que educar. En realidad lo que hay que hacer es educarse en su lectura, porque utilizan un lenguaje simbólico peculiar, particular de cada individuo. Educarse y responsabilizarse de ellos, lo que no es nada fácil porque casi siempre exigen cambios personales que pueden ser difíciles de afrontar, por eso es más cómodo ignorarlos. Pero tengamos claro que solo podremos vivir una vida plena si lo hacemos acorde a nuestros deseos, así que cualquier esfuerzo en este sentido estará completamente justificado.

         Por ejemplo, si se desea ejercer una profesión determinada, habrá que decidir un plan de formación, de búsqueda de empleo, de lugar de residencia que permita el mejor desarrollo profesional posible, todo adecuado a las posibilidades individuales, y otros asuntos concretos que permitan llevarlo a cabo. Luego hay que ponerse a trabajar en lo que toque cada día para ejecutarlo, se tengan o no se tengan ganas de hacerlo, eso es de segundo orden, casi irrelevante. Pasa lo mismo si se quiere hacer cambios vitales importantes, tales como cambiar de profesión, de pareja, de lugar de residencia o de punto de vista con todo esto. Hay que empezar elaborando un plan para su puesta en marcha, con fechas y procedimiento, y una vez decidido, a trabajar en él sin tener en cuenta las ganas.

         Pensemos en que solo nos levantáramos para ir a trabajar las mañanas en que tuviéramos ganas, pensemos además que todos hiciéramos lo mismo, el mundo se paralizaría en el primer minuto de esa mañana. ¿Quién tiene de verdad ganas de levantarse cada día para trabajar —y todos trabajamos, es imposible no hacerlo, hasta el último día de la vida—? Pero lo hacemos, ¿no? Es el deseo el que nos levanta de la cama, el deseo de vivir. Por eso a las ganas no hay que admitirlas demasiado en el trámite de nuestros deseos.

         Y todo esto también funciona a la inversa, es decir, si se dice que se quiere hacer algo y después de un tiempo prudencial se continúa sin hacerlo y sin disponer de un plan concreto para ponerlo en marcha, es que no se desea de verdad; o si se quiere dejar de hacer algo que se está haciendo, por ejemplo, abandonar una situación en la que se está a disgusto, y después de un tiempo persiste la situación, es que en realidad algo gusta. No hay que engañarse, mejor afrontarlo para tratar de introducir alguna modificación.

         Al principio puede resultar difícil vivir acorde a los deseos, aprender a tenerlos en cuenta, saber ejecutarlos, pero luego la vida es mucho más fácil, deliciosamente fácil, y ahí sabremos que lo estamos consiguiendo —siempre en presente continuo—: el placer del más acá de vivir con ganas, que del más allá nada sabemos.

Anuncios

2 pensamientos en “Sin ganas

  1. Me gustó mucho tu post de hoy, y luego, navegando un poco por internet descubrí a un cuentista Peruano, Julio Ramón Ribeyro. Parece ser que tiene un libro (recopilación) de sus cuentos, se llama “La palabra del mudo” y creo que me lo voy a comprar. ¿Y qué tiene que ver una cosa con otra?, pues que leí algo de él en internet (adjunto te envío el enlace de un pdf de 11 de sus cuentos). El primero de los cuentos que leí me recordó tu post, se llama “La molicie”, y el segundo me recordó a ti por una frase que dices a menudo “¡Acabáramos!”. Creo que sólo he oído esa palabra en boca tuya y sólo la he visto escrita en el segundo de los cuentos de este pdf y que te recomiendo que leas porque es muy divertido, se titula “la solución”.

    https://docelibros.files.wordpress.com/2012/05/julio-ramocc81n-ribeyro-11-cuentos.pdf

    Espero que te guste. Un abrazo

    MA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s