Presentación de “Cúrate el alma”, de Jorge Armas

Portada Cúrate el alma.

Un amigo me comentaba hace unos días que no deja de ser curioso presentar un libro para curarse el alma en un antiguo convento y se me ocurrió pensar en las formas diferentes de tratarse el alma, quizá se podría pensar incluso que se trata de almas diferentes: el alma divina y el alma humana. La de Cúrate el alma es inequívocamente la humana y se cura con trabajo, no con penitencia, sino con trabajo y más trabajo, y además con responsabilidad sin culpa.

El título de curarse el alma sugeriría en principio que alma y cuerpo fueran cosas separadas y por tanto, que pudieran curarse, y enfermarse, de forma independiente, como si fueran asuntos distintos. Una idea por otra parte muy difundida socialmente, puede que por la pereza de trabajar cuestiones más elaboradas. Todo el texto, por el contrario, se dedica a acercarnos a la concepción del ser humano como una unidad en cuerpo y alma: difícilmente un padecimiento orgánico no produciría afectación emocional y una emoción amarga no dejaría huella en el cuerpo, aunque solo fuera en forma de un rictus facial sombrío.

Sigue leyendo

Las “Historias Fonendoscópicas” presentadas en el COMTF

PresentaciónLa ilustración para el Colegio

La presentación en PowerPoint

Hablar desde el lado humano de la Medicina puede resultar un tópico cercano a lo filosófico cuando se instala en un marco exclusivamente teórico. Lo mismo se podría decir de lo científico si se quedara aislado en los laboratorios de investigación, alejado de su aplicación práctica para mejorar la salud de las personas. Sin embargo, nada es más real, más cotidiano y más práctico que la asistencia sanitaria porque los enfermos no atienden a filosofías cuando nos consultan sus dolencias.

Desde esta perspectiva surgió la idea de las Historias Fonendoscópicas, la reflexión sobre la relación médico-paciente como conductora del proceso asistencial, como instrumento terapéutico en que se fundamenten todas las pruebas complementarias –que son eso, complementarias– y procedimientos terapéuticos que se prescriban al enfermo siguiendo la evidencia científica más rigurosa.

Sigue leyendo

Presentación de las “Historias Fonendoscópicas” en el Colegio de Médicos de Tenerife

El próximo viernes 18 de octubre a las 20 horas.

A modo de presentación.-

Dicen que los médicos existen porque existen los enfermos, por tanto, la razón de ser de los profesionales y las organizaciones sanitarias debe ser el cuidado de los pacientes. La toma de decisiones como miembros del sistema ha de estar basada en la búsqueda de la mejor atención posible para el enfermo en sus circunstancias y con los recursos disponibles. La evolución de la Medicina, tan frenética en los últimos años, nos facilita esta tarea. Se ha pasado de la simple observación clínica a interponer sofisticadas pruebas diagnósticas y tratamientos entre el paciente y el profesional. Esta extraordinaria mejora técnica favorece indudablemente el manejo de las enfermedades, sin embargo, es posible que dificulte el trato con el enfermo. Quizá hemos olvidado desarrollar, con la primacía de lo científico ya desde la etapa formativa, actitudes y habilidades que nos permitan el acercamiento para centrarnos en el paciente. Por otra parte, la población establece una demanda de salud que parece confundirse en ocasiones con una demanda de felicidad, lo que complica el acto médico.

Presentación “Mejor Vivir”, de Jorge Armas

Nos reúne la presentación de un libro de la vida, o de un libro para la vida, un libro que refleja los cuestionamientos que antes o después se nos plantean a casi todos, por lo menos a los que pretendemos vivir lo mejor posible.

De cómo nos planteamos la vida y cómo resolvemos sus retos los seres humanos sabe bastante el autor, Jorge Armas, asunto al que se dedica profesionalmente desde su formación como psicoanalista, en ejercicio en esta ciudad desde 1998. Sus muchas horas de escucha a los dolores del alma humana le han dado para extractar los más comunes, aunque lo humano no sea muy dado a extractarse o a globalizarse, asumiendo que no a todos nos preocupan las mismas cosas de la misma manera.

Sigue leyendo