Grupos Balint

Los grupos Balint se han venido desarrollado, especialmente en el mundo anglosajón, desde los años cincuenta en que el psicoanalista Michael Balint empezó a trabajarlos con profesionales sanitarios en Londres. Para Balint, la personalidad del médico, sus sentimientos y reacciones constituyen una clave diagnóstica y un instrumento terapéutico. Para promover el uso de este instrumento introdujo un método de trabajo, diseñado inicialmente para médicos generales, consistente en la creación de grupos de reflexión entre profesionales. En la actualidad la metodología Balint se utiliza para todos los profesionales de la salud que realizan actividad asistencial directa: médicos, enfermeros, psicólogos, fisioterapeutas, trabajadores sociales, etc.

El trabajo sanitario incluye situaciones emocionalmente difíciles de abordar: enfrentarse con el sufrimiento, la ansiedad y la muerte, además del trato de pacientes con demandas que no pueden satisfacerse. En consecuencia, hay serios signos de agotamiento entre los profesionales sanitarios de todas las sociedades occidentales, dada su relación cercana y continuada con los pacientes. El burnout es el principal problema entre los profesionales y se necesitan estrategias preventivas para tratar de frenar su progresión, agudizada en nuestro entorno por las dificultades derivadas de la crisis económica. 

Tres objetivos se plantean para los grupos Balint:

  1. Alentar a los profesionales sanitarios a valorar sus habilidades interpersonales y a aprender a entender sus límites.
  2. Mejorar la percepción y comprensión de lo que comunican sus pacientes.
  3. Permitir a los profesionales darse cuenta de sus ángulos muertos en las relaciones con sus pacientes.

Una estrategia útil para afrontar las dificultades inherentes a la práctica asistencial consiste en compartirlas con otros. Un grupo Balint es un grupo de discusión de profesionales sanitarios donde exponer cuestiones y problemas que afloran en las interacciones entre profesionales, pacientes y familiares.

Cada sesión de grupo Balint se fundamenta en que uno de los participantes presenta un caso, presentación que puede incluir alguna información clínica, pero principalmente se enfoca a la relación profesional-paciente y en lo que le ha motivado a decidir exponer el caso al grupo. Luego el grupo discute el caso y explora la situación desde el punto de vista tanto del profesional como del paciente.

Su objetivo se centra más en la comprensión que en la búsqueda directa de soluciones concretas. El profesional va reconociendo su propio estilo de respuestas, sus capacidades y sus puntos débiles, en un clima de comodidad, sin exigencias perfeccionistas ni juicios de valor, y va notando cómo sus sentimientos y sus respuestas ante los pacientes se van transformando en instrumentos para comprenderlos, en vez de ser fuente de estrés o de conductas contraproducentes: los pacientes que se hacían aburridos se vuelven interesantes y los pacientes difíciles se convierten en un reto motivador.

Los grupos Balint son hoy más que nunca necesarios, si tenemos en cuenta su función como instrumento de prevención del burnout y promoción del sentimiento subjetivo de bienestar y satisfacción profesional, con la consiguiente repercusión en el buen trato a los pacientes.

– La reformulación de Balint para una relación terapéutica XXI

– Reformular a Balint (casos clínicos)

Anuncios